Un profesor de escuela rural, proveniente del Perú profundo asumirá la presidencia en el Bicentenario de la independencia del Perú

10 días después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el Perú, la ONPE dio a conocer los resultados al 100%. El profesor Pedro Castilla confirmó ser el nuevo presidente electo al haber obtenido 50.125% de los votos, frente a la representante de Fuerza Popular, la candidata Keiko Fujimori cuyo score fue de 49.875%. Son 44,185 votos de diferencia a favor de Pedro Castillo.

El triunfo de Pedro Castilla revela como una gran mayoría de la población peruana, que siempre estuvo relegada, se siente con este triunfo reivindicada y dignificada.

Estos resultados se dan dentro de un contexto de señalamiento, acoso y violencia verbal en el país. Keiko Fujimori no acepta su derrota y desde el 7 de junio puso en marcha un operativo de amedrentamiento y negación, contradiciéndose frente a todo lo que había dicho durante la campaña, mostrando así su verdadero rostro. La artimaña de denunciar las elecciones y reclamar la anulación de 200 mil votos, sin presentar pruebas, ni respetar los plazos establecidos por la ley, así lo prueban. Esto es un hecho inédito en la historia democrática de mi país.

Esas famosas irregularidades que denunciara Keiko, son errores comunes, formales, que se han dado en otros procesos electorales (cuestionamiento sobre las firmas, datos faltantes o sumas erróneas), que muestran incluso el desconocimiento que la candidata tiene sobre el funcionamiento del sistema electoral. Nadie niega la importancia de identificar y corregir éstos, pero esto no significa un delito de fraude, pues no están relacionados con una intención de cambiar la voluntad de los votantes.

A esto se sumó el golpe que propinó el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que sorpresivamente decide cambiar, al mediodía del 11 de junio, su propia normativa (Resolución N°86-2018 del JNE) para que los fujimoristas tuvieran chance de cambiar el resultado de las elecciones. Es importante subrayar que el plazo para presentar nulidad para actas se había vencido el 09 de junio a las 8:00

La propuesta de ampliar el plazo para la presentación de nulidades de mesas, fue promovida por el fiscal supremo Luis Arce Córdova (fujimorista), representante del Ministerio Público en el JNE, lo acompañó en ésta pedido el abogado Jorge Rodríguez Vélez, representante de las facultades de derechos de las universidades privadas.

Es importante señalar que de las 802 actas que Keiko Fujimori tenía previsto presentar, su partido Fuerza Popular, solo había logrado presentar 151 actas dentro del plazo previsto por la ley, alcanzando con ello un máximo de 38.733 votos, lo cual no le permitía modificar los resultados.

La noticia de ampliar el plazo para la presentación de nulidades de mesa conmocionó en el sector demócrata, progresista y de izquierda que votó por el maestro Pedro Castillo. Las redes, los medios alternativos y los colectivos ciudadanos que se conformaron inmediatamente después de los resultados de la primera vuelta y los movimientos sociales, como los ronderos de Cajamarca, rechazaron esta propuesta y la denunciaron.

Once horas después, en la madrugada del 12 de junio, el Pleno del JNE dio marcha atrás. El presidente de dicho órgano Jorge Salas Arenas, pidió reconsiderar el acuerdo tomado tan solo horas antes. La decisión se tomó por mayoría con los tres votos de los magistrados Jorge Salas Arenas, Jorge Rodríguez Vélez y Jovian Sanjinez Salazar contra el voto en minoría del magistrado Luis Arce Córdova. Esta reconsideración se hizo al amparo de la la Sentencia N° 5448-2011/AA del Tribunal Constitucional del Perú.

A esta situación de incertidumbre y constante manipulación, se sumó el señalamiento y acoso a los ciudadanos que públicamente anunciaron que votarían contra Keiko Fujimori. Insultos e injurias, publicación del nombre y dirección de la persona. Estos sectores retrógrados y de extrema derecha invitaban a “cazar” o “chapar” a un “caviar”. Por todos los medios están tratando de incitar a la violencia.

Pese a todo ese acoso, señalamientos e incluso denuncias a nivel internacional, el Jurado Electoral Especial había rechazado, hasta el martes 15 de junio en la mañana, 91 de los134 pedidos de nulidad presentados por Keiko Fujimori.

Es importante señalar que la estrategia de Keiko Fujimori y Fuerza Popular era buscar las condiciones para declarar fraude y querer escapar de la justicia que irremediablemente la va a meter presa. Frente a su tercera derrota política y ante la persecución de la justicia, es muy probable que busque con ello el asilo político.

De los diferentes sectores que han desconocido el triunfo de pedro Castillo, uno de los más preocupantes ha sido el de los retirados de las FFAA, que hicieron pronunciamientos golpistas en estos últimos 15 días.

De hecho, el ex vice-almirante Jorge Montoya quien fue el segundo más votado en las elecciones al Congreso (el Montoyismo es la fase más radical del fujimorismo debilitado por Keiko), ha evaluado con el sector que lo apoya que, si Keiko no supo ganar con todo lo que tuvo a su favor, no sirve y no va a ganar nunca. Esto le permite afirmar que el país necesita a alguien fuerte que emplee mano dura y tenga relación con lo castrense que siempre sirve de amenaza.

¿Será Montoya el presidenciable si logran triunfar con todas sus artimañas en detrimento de la democracia? No necesariamente. No obstante, al ser el segundo más votado en el Congreso (el expresidente Martín Vizcarra quien fuera el que obtuviera la mayor votación, fue inhabilitado por el actual Congreso), podría ganar la presidencia de éste. Si no se logra que se reconozca oficialmente a Pedro Castillo como Presidente, la situación se volverá insostenible para los ciudadanos.

La apuesta de este sector fujimorista es que Pedro Castilla no sea reconocido como presidente te, en ese caso, el ex-almirante Montoya asumiría la presidencia del Congreso y llamaría, el 28 de julio a elecciones. Muy probablemente, decida presentarse a esa nueva y antidemocrática contienda electoral.

En medio de toda esta situación, las organizaciones sociales, partidos políticos progresistas y de izquierda y los movimientos sociales continúan a expresar su apoyo al profesor Castillo y a reconocerlo como su legítimo presidente. Confiemos en que la movilización social pueda hacer valer su voluntad de iniciar un proceso de cambio y transformación en el Perú.

Maria Tegui – Internacionalista peruana

Compartilhe

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deixe um comentário